Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Ok Más Información

  • Calle Historiador Manuel Salcines,6, 14004, Córdoba
  • info@brillocor.com 957 45 17 27 / 629 28 23 48

Etiqueta: ‘’

Olvídate de las manchas de tus almohadas - Brillocor

Olvídate de las manchas de tus almohadas

08 de noviembre de 2019 0 Comentarios

Sí, se pueden lavar las almohadas en casa con buenos resultados. Pero, ¿cómo lavarlas con éxito y sin estropear su material? Te lo explicamos.

Si empiezas a darte cuenta que tus almohadas, por su uso diario, amarillean, acumulan suciedad e incluso olores, conviene que sigas nuestros consejos para conseguir mantenerlas siempre limpias y como el primer día. Aunque no lo creamos, puede ser perjudicial para las personas que tienen alergias.

 

¿CÓMO LAVAR ALMOHADAS EN CASA?

Lo primero que debes hacer es leer la etiqueta y estar atento a la información sobre el producto. Hay materiales que, directamente, no son aptos para ningún tipo de lavado, mientras que otras almohadas lo aceptan. Hay dos partes que son fundamentales en este proceso: la funda y el relleno, también llamado núcleo. 

 

  • Fundas.

Las fundas de algodón son las más habituales y permiten lavarlas a máquina sin problemas.

Siguiendo siempre las instrucciones del fabricante, por lo general la funda no se debe lavar a más de 40 grados, aunque algunos modelos más específicos, permiten hacerlo a 60.

A la hora del secado, lo normal y recomendable es al aire libre, pero si tienes prisa, puedes meterlas en la secadora eligiendo un programa con el que no encojan.

 

  • Núcleo.

El núcleo o relleno es lo que requiere mayor atención por tu parte, porque existen una gran cantidad de modelos de almohada que indican específicamente que no se pueden lavar en la lavadora. Si se puede, no sobrepases en ningún caso la temperatura máxima recomendada por el fabricante. Además de esto, hay especialistas que no recomiendan utilizar suavizante en ningún caso.

 

¿SON TODOS LOS LAVADOS IGUALES?

Se debe tener muy presente qué tipos de almohadas se prestan al lavado. Si indican específicamente que el núcleo no es lavable, el consejo es obvio: hacerlo solo si no queda otro remedio. Vamos a ver los diferentes casos:

 

  • Almohadas de plumas.

Este tipo de almohadas pueden lavarse cómodamente en la lavadora, introduciendo 3 o 4 pelotas de tenis envueltas en calcetines, que ayudarán durante el lavado a que las plumas no se apelmacen. 

Selecciona un programa delicado, dosifica 1 tapón de detergente y utiliza siempre agua fría para lavar. Para secar las almohadas, hazlo preferiblemente al aire libre sobre una superficie plana, procurando removerlas de vez en cuando para que las plumas queden dispersas.

 

  • Almohadas de relleno sintético.

Las almohadas de relleno sintético puedes lavarlas a mano o máquina, procurando secarlas sobre una superficie plana para que no se deformen e ir sacudiéndolas para asegurar que el secado sea completo. 

También puedes utilizar la secadora seleccionando siempre un programa a baja temperatura, para que no encojan.

 

  • Almohadas de látex.

Por lo que respecta a las almohadas de látex, te aconsejamos lavarlas a mano. Llena un recipiente con agua fría y dosifica 1 tapón de detergente. Sumérgelas y lávalas suavemente sin frotar. 

Evita remojos prolongados y, sobre todo, aclararlas siempre con abundante agua fría. Para secarlas, colócalas preferiblemente al aire libre, a la sombra y en horizontal.

 

  • Almohadas viscoelásticas.

Por último, si tienes almohadas viscoelásticas en tu hogar, te recomendamos lavarlas con mucho cuidado a mano con un detergente delicado, ya que es fácil que éstas puedan perder sus propiedades con el lavado. 

Lee antes la etiqueta ya que muchos fabricantes recomiendan no lavar este tipo de almohadas.

 

ANTES DE QUE SE VUELVAN AMARILLAS

Ya lo dice el dicho: mejor prevenir que curar. Para que la almohada no se convierta en el hogar de bacterias, hongos y ácaros que pueden afectar a tu salud y a tu bienestar lo ideal es lavar las almohadas, recomendablemente cuatro veces al año.

 

Recuerda que en Brillocor tienes el mejor aliado para la limpieza. Si te ha gustado este post, no te olvides de darle like a nuestra página en Facebook.

Leer más ⇢

¡A por las tapicerías! - Brillocor

¡A por las tapicerías!

09 de octubre de 2019 0 Comentarios

Uno de los espacios donde más vida se hace dentro de un hogar es, sin duda, el salón. El uso diario provoca que en muchas ocasiones los elementos que se encuentran en la estancia se ensucien con mayor frecuencia. Un claro ejemplo es el sofá; polvo, manchas de comida, bebida… ¡Stop!

Si quieres saber cómo se realiza la limpieza de tapizados profesional, así como, los mejores consejos de expertos con muchos años de dedicación, este es tu post. Descubre con Brillocor, como hacer que el tapizado luzca siempre limpio y perfecto. ¡Toma nota!

 

PRIMER PASO. ¿Cuál es tu tipo de sofá?

En primer lugar, debes saber qué tipo de sofá tienes, para que la limpieza sea más precisa y de forma diferente. Los tapizados más comunes son:

  • Desenfundable: Sofá al que se le pueden quitar todas las fundas, incluido el respaldo. Es la opción más cómoda, ya que su limpieza es muy sencilla y rápida.
  • Desenfundable parcial: Sólo se le quitan algunas de las fundas, como las de los cojines; pero no los reposabrazos ni el respaldo.
  • Fijo: Sofás de alta calidad compuestos por estructuras fijas que no son desenfundables, por lo tanto la limpieza de estos es más compleja.

 

SEGUNDO PASO. ¡A por la limpieza!

Una buena limpieza, comienza con un aspirado. En Brillocor, antes de comenzar el “zafarrancho” pasamos el aspirador, para quitar las pequeñas motas de polvo, pelo o incluso migas de comida que pueda tener el sofá; como es normal. Es importante limpiar, también con el aspirador, toda la zona alrededor del sofá, para no levantar todo ese polvo y que se vuelva a posar en él. 

¡Importante! Antes de comenzar la limpieza, debemos ver la composición del tapizado, para saber qué producto usar y no estropear el tejido. 

Y ahora sí, comenzamos con lo importante. Depende del tipo de sofá, realizaremos unos pasos u otros:

 

  • Limpieza de la tapicería de un sofá total o parcialmente desenfundable.

En caso de tener un sofá al que se le pueden quitar todas o algunas de las fundas, ¡llevamos más de la mitad del proceso hecho!.

Si tu sofá no tiene manchas difíciles, el lavado será muy sencillo y no hará falta aplicar ningún producto quitamanchas. Para los casos en los que la tapicería del sofá tiene manchas resistentes, existe una amplia variedad de productos quitamanchas en el mercado que se pueden aplicar a los diferentes tipos de tapicerías. En Brillocor, siempre tenemos cuidado de no abusar de estos productos.

Lava las fundas y déjalas secar, pero cuando aún les quede un poco de humedad, viste de nuevo el sofá, ya que será mucho más fácil ajustarlas.

 

  • Limpieza de la tapicería de un sofá NO desenfundable.

Si la tapicería de tu sofá es fija, su limpieza es algo más complicada, aunque con nuestros servicios, será pan comido.

De cualquier forma, puedes utilizar un limpiador en seco. Con este tipo de productos no es necesario el aclarado, justo lo que nos hace falta en caso de que la tapicería de nuestro sofá no se pueda quitar. No dejes que la mancha se impregne en la tapicería. Cuanto antes la quites, más fácil resultará.

Estos limpiadores en seco funcionan mediante un principio de espuma activa, humedece la tela, pero una vez seco no se necesita aclarado.

 

Con estos consejos puedes limpiar cualquier tipo de tapicería, ya sea sillas, sillones, tresillos… 

Si necesitas limpieza en tu hogar en Córdoba, cuenta con los profesionales de Brillocor. Contacta con nosotros y pide tu presupuesto. ¡Quedarás encantad@!

 

Leer más ⇢

Peligros de mezclar productos de limpieza (II) - Brillocor

Peligros de mezclar productos de limpieza (II)

10 de septiembre de 2019 0 Comentarios

Ya hablamos anteriormente del riesgo que producían algunos productos químicos, utilizados para la limpieza, cuando los mezclamos. En esta segunda parte, os traemos otros tres productos, también conocidos pero menos usuales: agua oxigenada y percarbonato, sosa cáustica y agua fuerte.

 

MEZCLA DE AGUA OXIGENADA (PERÓXIDO DE HIDRÓGENO) Y PERCARBONATO


El agua oxigenada, también conocida como peróxido de hidrógeno, y el percarbonato de sodio, son dos productos limpiadores basados en el poder desinfectante del oxígeno.

El uso de agua oxigenada está en muy extendido para la desinfección de heridas, y también para el uso de peluquerías, aunque en distinta concentración. Mientras que el percarbonato, es un aditivo que se añade a los detergentes para limpiar y desinfectar cualquier superficie.

Cada vez tienen mayor aceptación y se utilizan de forma más generalizada como aditivos. Su gran eficacia desinfectante y limpiadora, sin los inconvenientes de la lejía está conquistando el mercado de los limpiadores y desinfectantes.

El agua oxigenada lo podemos encontrar en formato líquido, sin embargo, el percarbonato de sodio lo encontraremos en polvo granulado.

¿Con qué podemos mezclarlo?:

  • Agua
  • Ácido cítrico o Zumo de limón
  • Detergente neutro para ropa
  • Jabón neutro (para platos, manos…)

Nunca mezclar estos productos con:

  • Lejía
  • Amoníaco
  • Vinagre

 

SOSA CÁUSTICA (O HIDRÓXIDO DE SODIO)


El hidróxido de sodio, también conocido como sosa cáustica, se trata de un producto fuerte y corrosivo, que se utiliza generalmente como decapante de pinturas, desatascador, hacer jabón o cocer aceitunas, entre otros.

Nunca debe estar en contacto con la piel ya que produce graves quemaduras. Al contacto con el agua, algunos metales y otros productos, desprende gases altamente tóxicos que al inhalarse pueden producir quemaduras importantes en las vías respiratorias.

En definitiva, hay que extremar las precauciones cuando se utiliza la sosa cáustica y hacerlo siempre en lugares muy ventilados, preferiblemente al aire libre.

La sosa cáustica se puede mezclar con:

  • Agua → siempre poner primero el agua y después la sosa, ya que crea una reacción exotérmica. Utilizar en un sitio muy ventilado, usando siempre guantes y mascarilla
  • Grasas o aceites → para hacer jabón.

Nunca mezclar la sosa cáustica con:

  • Detergentes de ningún tipo.
  • Limpiadores de ningún tipo.
  • Desinfectantes de ningún tipo.
  • Metales de ningún tipo, salvo Acero Inoxidable.
  • Nunca poner en contacto con el Aluminio, porque lo corroe hasta hacerlo desaparecer soltando unos vapores altamente tóxicos.

 

Si nos salpica el agua mezclada con la sosa, se neutraliza con vinagre. El vinagre, de cualquier tipo, neutraliza la acción de la sosa cáustica por lo que si nos salpica, rápidamente debemos lavarnos con vinagre abundante, para evitar quemaduras.

 

AGUA FUERTE (O ÁCIDO CLORHÍDRICO)


El conocido “Agua Fuerte” es en realidad ácido clorhídrico, un producto con el que hay que extremar las precauciones, ya que es muy peligroso al contacto con la piel, y en la inhalación de sus vapores. Podemos decir que se aplican las mismas advertencias que para la sosa cáustica.

En el caso de salpicadura de agua fuerte hay que aclarar de inmediato con mucha agua, ya que es uno de los ácidos más potentes que hay. Se utiliza de forma habitual en las casas, para eliminar el sarro que produce el exceso de cal en los sanitarios, limpiar suelos de barro cocido, restos de cemento tras hacer una obra o desatascar tuberías. 

Es muy útil para eliminar el óxido de los metales y también sirve para regular el Ph del agua de la piscina y acabar con las algas.Pero recuerda que siempre hay que utilizarlo añadiendo agua.

El agua fuerte se puede mezclar única y exclusivamente con agua. NUNCA puede entrar en contacto con aluminio, pues los gases resultantes de disolver el aluminio resultan son altamente tóxicos.

 

A continuación te pongo una tabla resumen de las posibles mezclas:

  • En verde aparecen las mezclas que no son peligrosas.
  • En amarillo, las que se pueden realizar con precaución (revisar en el artículo los riesgos)
  • En rojo, las que no se deben hacer por ser muy peligrosas.
Tabla mezcla de productos

Fuente: Pepatabero

 

Esperamos que estos consejos de Brillocor os hayan servido para saber realizar las mezclas de los productos químicos al realizar la limpieza del hogar. 

Échale un vistazo a la primera parte, y ten presente estas recomendaciones → CLICK AQUÍ

Recuerda que puedes contar con nuestra ayuda profesional. ¡Contacta con nosotros!

 

Leer más ⇢

Verano y limpieza van de la mano - Brillocor

Verano y limpieza van de la mano

05 de agosto de 2019 0 Comentarios

En verano suele ser común plantearse una limpieza a fondo del hogar. Con el fin de las clases, los hijos pueden ayudar en las tareas y así conseguir que toda la familia colabore pero, además, hay algunas labores que se realizan muy de vez en cuando y el verano es la época ideal.

Entre las tareas de limpieza de verano destacan: la limpieza de cortinas, fundas del sofá, darle la vuelta a los colchones, etc. También encontramos la limpieza del mobiliario en profundidad, altillos, interior de los cajones, bajos de los muebles… y retirar la gran cantidad de pelusas que se acumulan durante todo el año.

Para que la limpieza del hogar sea más llevadera, debemos hacerla de forma gradual. Por el contrario, puedes contratar nuestro servicio de limpieza en Córdoba, y así poder disfrutar de tu casa limpia y reluciente.

 

Planning de limpieza del hogar

En Brillocor, como profesionales de la limpieza a domicilio, te proponemos un planning de limpieza para que tu casa quede perfecta este verano. Antes de comenzar, debes tener presente:

  • Elegir qué día vamos a dedicar a cada parte de la limpieza.
  • Adquirir los productos necesarios para realizar la limpieza en profundidad.
  • Organizar el orden de limpieza de cada habitación.
  • Tener buena actitud y energía para realizar las tareas.

¡Ya estás list@ para empezar a limpiar!

 

¿Cuáles son las tareas que hay que llevar a cabo?

Después de planear y tener todo preparado, empezamos manos a la obra. ¡Ojo! Desde Brillocor, como profesionales que somos, os recomendamos que nunca perdáis el orden, ya que de esta forma la limpieza es mucho más fácil. ¿Por dónde empezamos?

  • Organización y retirada de la decoración de la habitación que vas a limpiar. En primer lugar, debes retirar los que no sirven, no nos gusten o no vayan acorde con la decoración de nuestra habitación. Es muy importante no trasladar objetos de una habitación a otra, ya que al final no te deshaces de ellos. A continuación, retiramos todos estos objetos para poder limpiar cada rincón de la habitación en profundidad y facilidad. Cuanto más despejado este el espacio, mejor.
  • Limpiar y ordenar el interior de los armarios y los cajones, ya sea para guardar la ropa de cambio de estación o como mero hábito. Es muy importante limpiar bien el interior de los armarios, para evitar malos olores y las polillas.
  • Dejar relucientes las superficies más altas. Para la limpieza de altillos de los armarios, superficie de los muebles, techos y lámparas, utilizaremos un plumero antiestático y nos ayudaremos de una escalera para poder alcanzar todos los rincones.
  • Retirada de cortinas. Con la ayuda de la escalera también retiraremos las cortinas y estores de las habitaciones. Un buen lavado para que queden impolutos y estarán listos para ponerlos. Consejo Brillocor: Si tus cortinas no hace falta plancharlas, colócalas justo después de lavarlas y centrifugarlas, así se secan “a su amor” y quedan perfectas. Además, le dan a la casa ese olor a limpio que tanto nos gusta.
  • Aspirar superficies con tejidos. Con la ayuda de una aspiradora, quitaremos la suciedad del canapé, la base tapizada o el somier de las camas, los colchones, los sofás, los sillones…, en general, cualquier mueble que tenga alguna parte textil.
  • Dale la vuelta al colchón. Es muy importante voltear y a la vez, girar el colchón, para que pueda recuperar su forma y siga siendo confortable. Dar un buen mantenimiento y cuidado al colchón hará que alarguemos su tiempo de uso.
  • Las ventanas, persianas, cristales, alfeizares… los retiraremos en la medida de lo posible, así como limpiarlos y secarlos con minucioso cuidado. Una vez limpios, vuelve a colocarlos y si es necesario, engrásalos. 
  • Aprovechando la retirada de objetos y algunos muebles, podemos limpiar los enchufes e interruptores más escondidos. A partir de aquí, limpiamos paredes y suelos, incluso podemos abrillantar para que la habitación quede reluciente.
  • Por último, la limpieza más complicada debido al uso del espacio, la cocina.  Hay que vaciar el congelador, el frigorífico, la despensa… y limpiar y desinfectar cada uno de los electrodomésticos, ya que con el uso acumulan gran cantidad de gérmenes y bacterias. Paredes y muebles no se pueden escapar, y por último, el suelo.

 

Esperamos que os hayan servido todos estas ideas, pero recuerda que si no tienes tiempo para llevarlas a cabo, puedes contratar a profesionales de limpieza en Córdoba.

Contacta con Brillocor, y sólo dedícate a disfrutar del verano. ¡Felices vacaciones!

Leer más ⇢

Peligros de mezclar productos de limpieza (I) - Brillocor

Peligros de mezclar productos de limpieza (I)

12 de julio de 2019 0 Comentarios

El riesgo que entrañan los productos de limpieza no hay que buscarlo en el producto, ya que si está a la venta en un supermercado, es porque es apto para uso doméstico. El peligro se encuentra en la forma y condiciones de uso, en las concentraciones, en las proporciones, etc. En muchas ocasiones, la culpa la tienen las mezclas inadecuadas con otros productos.

Resulta imprescindible aprender a mezclar estos productos para evitar peligros, ya que algunos es mejor utilizarlos solos.

En esta primera parte, hablaremos sobre los tres productos más usados: lejía, amoniaco y vinagre y ácido cítrico.

 

LEJÍA 

La lejía es el nombre común que le damos en España al “hipoclorito de sodio”. En otros países es conocido como lavandina, cloro, agua de Javel o agua de Jane.

Su utilización debe ser siempre con agua fría, ya que por mucho mitos que haya, al mezclarse en agua caliente, desprende vapores altamente tóxicos que provocan gravísimas consecuencias en las vías respiratorias. Por supuesto, debes evitar el contacto con la piel, usando guantes y manteniendo la estancia ventilada. 

La lejía puede mezclarse con:

  • Agua
  • Jabón líquido neutro (de platos, de manos…)
  • Detergente líquido neutro de lavadora.

Nunca mezclar lejía con:

  • Amoníaco
  • Vinagre (de ningún tipo)
  • Ácido Cítrico o cualquier otro (ni líquido, ni polvo, ni zumo de limón natural)
  • Alcohol
  • Agua Oxigenada – Peróxido
  • Carbonato, Bicarbonato o Percarbonato
  • Limpiadores multiusos
  • Desinfectantes y bactericidas.

 

AMONÍACO

El amoníaco es un excelente quitagrasa que además de ayudarnos en la limpieza del hogar, se encuentra habitualmente en la naturaleza.

Desprende gases muy irritantes y tóxicos, por lo que hay que evitar respirarlos. Ese es el motivo por el cual hay que mantener la estancia siempre muy bien ventilada al utilizarlo. El uso de guantes no está demás, ya que seguimos tratando con productos dañinos para la piel.

El amoníaco se puede mezclar con:

  • Agua
  • Alcohol (etílico o etanol, isopropílico, “de farmacia”…)
  • Colonia fresca de baño (en sustitución del alcohol para dar mejor olor)
  • Jabón neutro (de platos, de manos…)
  • Detergente neutro de lavadora “sin cloro”

Nunca mezclar amoníaco con:

  • Lejía o productos con cloro
  • Vinagre
  • Ácido Cítrico o cualquier otro (ni líquido, ni polvo, ni zumo de limón natural)
  • Agua oxigenada – Peróxido

 

MEZCLA DE LEJÍA Y AMONÍACO

La mezcla de estos dos productos de limpieza, es la que más accidentes genera, ya que son dos productos altamente tóxicos si no los utilizamos correctamente. 

Estas son las normas básicas e imprescindibles a tener en cuenta:

  • La mezcla de lejía y amoníaco, puede llegar a ser mortal.
  • No los debemos mezclar con los productos prohibidos (arriba señalados).
  • Siempre debes mantenerlos en su envase original.
  • Debes tener cuidado al respirar sus vapores.
  • Conviene utilizarlos diluidos en agua. Si vas a utilizarlos sin diluir, debes extremar las precauciones.

 

EL VINAGRE Y EL ÁCIDO CÍTRICO (LÍQUIDO O EN POLVO)

El vinagre es un producto que nunca falta en nuestras cocinas, pero también tiene otros muchos usos como producto de limpieza, dependiendo del tipo que sea.

Por otro lugar, el ácido cítrico es un producto que se puede encontrar en formato líquido o en polvo. Proviene del limón u otros cítricos y cuyo uso en limpieza es muy similar al del vinagre.

Si ambos productos lo usas para cocinar, podrás usarlos también para la limpieza del hogar, ya que no son tóxicos

El vinagre y el ácido cítrico se pueden mezclar con:

  • Agua
  • Alcohol (etílico o isopropílico)
  • Bicarbonato, siempre en un recipiente abierto porque se genera una gran efervescencia. Después de esta reacción, una vez pasado el efecto de la efervescencia, ya no sirve.

Nunca mezclar vinagre ni ácido cítrico con:

  • Lejía
  • Amoníaco
  • Agua Oxigenada – Peróxido
  • Cualquier desinfectante o limpiador basado en el oxígeno.

 

Tabla mezcla de productos

 

Esperamos que estos consejos de Brillocor os hayan servido para saber realizar las mezclas de los productos químicos al realizar la limpieza del hogar. La segunda parte del artículo, la podréis leer próximamente.

Recuerda que puedes contar con nuestra ayuda profesional. ¡Contacta con nosotros!

 

Leer más ⇢

Trucos de Brillocor para la limpieza del baño - Brillocor

Trucos de Brillocor para la limpieza del baño

11 de junio de 2019 0 Comentarios

El baño es uno de los espacios del hogar que más suciedad acumula, ya que está en constante uso por la familia. Pero, ¿cómo podemos limpiarlo para que nos dure más tiempo?

Con organización y los trucos Brillocor, podrás tener tu baño limpio y reluciente. Comenzamos por partes:

 

  • Quitar accesorios y despejar el suelo.

Antes de ponerte manos a la obra, despeja el suelo, retira todos los objetos voluminosos que estorben, tira la basura y echa las toallas a lavar.

Lo ideal es que también retires los objetos de las superficies. De esta forma tu baño quedará impoluto por todos los rincones.

 

  • Barrer y quitar el polvo.

Una vez esté despejado el suelo, es momento de barrerlo, así como quitar el polvo de las superficies. Realizándose con aspirador y gamuza, la suciedad se atrapa. Por el contrario, si se utiliza escoba y plumero, puede ser que la suciedad se desplace.

En Brillocor, empezamos siempre por el suelo, porque es uno de los lugares donde se acumula más suciedad y, al limpiarlo, podemos desplazar sin querer los gérmenes a las superficies que habíamos limpiado previamente.

 

  • Deja que actúen los productos de limpieza.

Una vez limpio el suelo y todo retirado, es hora de aplicar los productos y dejarlos actuar unos minutos. ¿Cómo lo hacemos? Siguiendo el orden: el desinfectante en el inodoro, y el limpiador en la mampara, los azulejos, la bañera, el lavamanos y el bidé.

De este modo, el producto irá actuando y la suciedad se irá ablandando, siendo más fácil retirarla con un paño húmedo.

¡OJO! NO rocíes el producto directamente en la superficie, ya que de esta forma se pueden crear “lamparones” y estropear las griferías. Es mejor aplicar el producto con un trapo rociado generosa y previamente.

 

  • Limpieza de azulejos y mampara.

Una vez actuado el producto limpiador, comenzamos la limpieza con los azulejos y las mamparas de la bañera o la ducha.

Con un cepillo limpio, aunque esté usado, y una toalla o paño que lo recubra, los azulejos quedan como nuevos. Además, es más cómodo, ya que la fuerza la ejerces con el palo del cepillo.

Para la limpieza de la mampara, podemos usar producto químicos especializados en anti-cal, o también, soluciones caseras, como por ejemplo, vinagre blanco y bicarbonato.

 

  • Seguimos con la bañera.

Después de los azulejos y la mampara del baño, le toca el turno a la bañera. Puedes aprovechar el cabezal de la ducha, para aclarar el producto de limpieza rociado previamente, sin olvidarnos de darle con un paño, para que salga toda la suciedad.

Como truco de Brillocor, aconsejamos aclarar azulejos, mampara y ducha de nuevo, para que no quede ningún resto de producto químico. Y por último, pasa un trapo seco al conjunto, incluyendo grifos, para que brille.

 

  • Limpiamos el bidé y el lavamanos.

Después de la bañera, pasa al lavamanos. Con un paño húmedo, se retira el producto rociado, al igual que en la grifería. Sin olvidarnos, del resto de la superficie del mismo. Con un paño seco y limpio, sacamos brillo a todo.

¡OJO! deja el espejo para el final, ya que pueden salpicar gotas de agua. Se puede realizar con papel de periódico o un paño especial de cristales.

Para terminar con este paso, limpiamos el bidé. ¿Cómo? De igual manera que el lavamanos, primero con un paño húmedo y a continuación, con uno seco para sacar brillo.

 

  • Dejamos para lo último, el inodoro.

Es muy importante que se empiece poniendo desinfectante en el inodoro, pero debe ser el último lugar a limpiar, así conseguimos que el desinfectante actúe el mayor tiempo posible.

Y dado que es uno de los principales focos donde se acumulan los gérmenes, utilizaremos un trapo específico, para no correr el riesgo de “infectar” otras superficies. Seca la parte visible con un trapo seco para aportar brillo.

 

  • Fregamos el suelo.

Una vez limpias todas las piezas y superficies del baño, es el momento de fregar el suelo.

Un truco de Brillocor, para que quede perfecto y sin marcas, es secarlo con una mopa. ¡Quedará reluciente!

 

  • Colocamos todo en su sitio.

Para acabar la limpieza del baño, sólo falta colocar los objetos que quitamos al principio. Pon toallas limpias, y a poder ser el mismo juego, para que te quede más “cuqui”.

 

Aquí terminamos nuestro post del mes. No te olvides de pedir tu presupuesto en Brillocor.

Nuestros clientes nos llaman por profesionalidad y calidad de limpieza. ¿Y tú?

 

Leer más ⇢

Limpia tus toldos con Brillocor - Brillocor

Limpia tus toldos con Brillocor

15 de mayo de 2019 0 Comentarios

Ya está aquí el calor, y tener instalados unos toldos en las ventanas, balcones o terrazas se hace algo casi imprescindible, ya que son los aliados perfectos para mantener el sol a raya, soportando las altas temperaturas y aportando la sombra necesaria a nuestro hogar.

Mantener los toldos como el primer día no es una tarea difícil, podremos tenerlos cuidados con estos consejos básicos para los cuidados, el mantenimiento y la limpieza. Todo de la mano de Brillocor, empresa de limpieza en Córdoba.

 

¿Cómo limpiamos toldos de lona?

En primer lugar, quitamos la suciedad. Para evitar que esta se acumule, y por consiguiente, su limpieza sea mucho más complicada; lo ideal es cepillar el toldo semanalmente. Con esto, eliminamos el polvo, polen o posibles residuos que se van depositando día tras día.

Nosotros recomendamos optar por el aspirado, ya que así se evita que la suciedad vuelva a caer mientras se limpia, además, es mucho más fácil para la persona que realiza el trabajo.

A continuación, eliminamos las manchas de la lona. En cuanto se detecta una mancha, hay que eliminarla para que no penetre en la tela y sea mucho más complicado quitarla. Generalmente los toldos se ensucian de excrementos de aves, los cuales son muy corrosivos y difíciles de eliminar, una vez que se secan.

Las manchas en este tipo de toldo, se pueden quitar con jabón, un paño de algodón y agua tibia. Lo ideal es utilizar un pulverizador, para sólo humedecer la parte de lona manchada y que el secado del toldo sea mucho más rápido.

Ya verás que si se hace con frecuencia, tendrás tu toldo como el primer día.

Fuente: Soluciones Universal

Fuente: Soluciones Universal

 

¿Cómo limpiamos toldos de plástico?

Los toldos de plástico son mucho más fáciles de limpiar, podemos decir que los más sencillos. Se puede utilizar el mismo método de limpieza que hemos visto anteriormente, cepillando el plástico, aunque es más efectivo y rápido, el uso de agua a presión.

Sin embargo, y debemos tener en cuenta, que este método de limpieza, sólo se puede usar en toldos que están instalados en jardines donde la evacuación de agua es posible, y no se molesta a otros vecinos.

 

Fuente: Alibaba

Fuente: Alibaba

 

¿Cómo limpiamos un toldo de pérgola?

La limpieza de un toldo de pérgola no es complicado, basta con tener a mano una escalera. Normalmente, están instalados en jardines o amplias terrazas, por ello, es posible limpiarlo con agua a presión, así como utilizar un cepillo para quitar la suciedad.

Dependiendo del material con el que esté hecho el toldo habrá que proceder de un modo u otro, e incluso desmontarlo para facilitar su limpieza. Te recomendamos recurrir al manual de instrucciones de la pérgola para comprobar las recomendaciones del fabricante en cuanto a su cuidado.

 

Fuente: Toldos y Pérgolas

Fuente: Toldos y Pérgolas

 

¿Qué hacemos cuando el toldo está muy sucio y tiene verdina?

Tanto en toldos de terrazas como en pérgolas, es habitual que se cree verdina y sea necesario eliminarla.

Si la mancha de verdina es reciente, se puede quitar fácilmente, pero si ya se encuentra incrustada, es recomendable utilizar productos químicos, teniendo en cuenta que color del toldo, puede verse afectado. Si a esto le unimos que está muy sucio, se necesita recurrir a los servicios de una empresa.

En Brillocor, podemos encargarnos de la limpieza de tu toldo o toldos para que no tengas que preocuparte de esta tarea tan pesada, y a veces arriesgada.

 

No te olvides del mantenimiento del toldo.

Para mantener tu toldo limpio durante el verano, lo recomendable es que dos veces al mes, al menos, realices una limpieza general sobre toda la estructura:

  • Pasa el aspirador por los rincones y el mecanismo para eliminar telarañas e insectos muertos, así como polvo.
  • Limpia con la manguera o con agua a presión, toda la superficie y deja que se seque por completo.
  • Puntualmente, elimina las manchas que detectes de óxido y excremento de pájaro con agua y si se han fijado, con un poco de amoniaco y un cepillo.

 

¿Tienes un toldo en casa y hasta ahora no sabías cómo limpiarlo? Ahora es el momento de poner todos estos pasos en práctica.

Recuerda que en Brillocor, realizamos la limpieza de los toldos, así como el mantenimiento de los mismos. Confía en nosotros y pide tu presupuesto.

¡Hasta la próxima!

Leer más ⇢

Los trucos de Brillocor para limpiar la cocina - Brillocor

Los trucos de Brillocor para limpiar la cocina

05 de abril de 2019 0 Comentarios

¡Hola chic@s! Hoy vamos a hablaros sobre algunos trucos que utilizamos en Brillocor, empresa de limpieza en Córdoba, para limpiar la cocina. Tenemos varios consejos que lograrán que esta tarea resulte efectiva de una forma rápida.

Para realizarla de forma que no produzca más pereza de la necesaria, lo mejor es organizar y distribuir claramente cada zona a limpiar. Aunque si necesitas ayuda, puedes contactar con nosotros, y dejarte de preocupaciones.

Cada parte de la cocina requiere una técnica de limpieza y productos distintos. Aquello que funciona de maravilla para limpiar una vitrocerámica, no resultará tan efectivo para limpiar una encimera o el horno. Debes tener cuidado con esto.

Antes de comenzar con la limpieza, prepara los productos y materiales necesarios. Sigue estos trucos, divide por zonas y manos a la obra.

 

ENCIMERAS

Las encimeras son una de las zonas más susceptibles de mancharse. Están hechas de diversos materiales, por lo que es importante asegurarse de que se adquiere un producto adecuado que no dañará esta zona de la cocina. Para ello es fundamental leer la composición de los mismos.

Con alcohol, limón y agua tibia, siempre y cuando se pueda usar, se quedan relucientes.

 

FREGADERO

Para desatascar y limpiar el fregadero, sólo basta con echar de tres a cuatro cucharadas de bicarbonato sódico. Después, se hierve agua con vinagre y se vuelca por el desagüe. Dejar actuar 5 minutos y después abrir el grifo y dejar que fluya agua.

De este modo limpiamos y desatascamos de forma muy efectiva el fregadero, ¡y sin gastar nada en productos químicos!

 

VITROCERÁMICA O INDUCCIÓN

Debe estar fría antes de limpiarla. Usamos un producto específico para la limpieza de la misma, sin frotar la placa con estropajos rugosos o de metal.

Aclaramos el producto con una bayeta humedecida y secamos la placa con un paño. Si hay suciedad acumulada difícil de eliminar, se raspan las manchas con una rasqueta especial, dependiendo del tipo de placa, antes de limpiar.

 

FOGONES DE GAS

Desmontamos y limpiamos las piezas. Para la base de la cocina, es mejor utilizar un producto desengrasante y aclarar con una bayeta humedecida. Por último, secar todo con un paño, ya que aporta brillo a nuestra cocina.

 

CAMPANA EXTRACTORA

Para evitar que se acumule grasa y suciedad y que resulte muy engorroso de limpiar, es recomendable repasar el extractor con una bayeta húmeda y producto desengrasante inmediatamente después de haber cocinado.

Para limpiarla a fondo, los filtros sucios de las campanas de la cocina se deben humedecer con agua. Con un buen desengrasante y agua caliente, se quedan más que limpias.

 

MUEBLES DE COCINA

En su interior suelen acumular grasa, migas de pan e incluso polvo. Lo mejor es repasarlos, al menos, una vez al mes con una bayeta húmeda y producto desengrasante. Así se evita la aparición de cualquier tipo de insecto en busca de comida.

 

LAVAVAJILLAS Y LAVADORA

Aprovechamos para insertar el limpia-máquinas, y así dejar funcionando el lavavajillas mientras que terminamos la limpieza de la cocina. No podemos olvidarnos de leer atentamente las recomendaciones del producto.

Para la lavadora, al igual que el anterior, usando un limpia-máquinas especial, la dejaremos en perfecto estado y sin ninguna suciedad.

 

MICROONDAS, HORNO Y FRIGORÍFICO

Microondas y horno acumulan grasa en su interior, por lo que lo más recomendable sería utilizar un desengrasante, dejar actuar unos 10 minutos y después retirar con un paño húmedo. En Brillocor preferimos el agua tibia, ya que arrastra de mejor forma la grasa acumulada.

Para la limpieza del frigorífico, hay que evitar usar detergentes o jabones, pues pueden quedar restos y se pueden trasladar a los alimentos. Para limpiarla de una forma más natural y sin riesgo, se calienta agua, y se vierte bicarbonato dentro.

Empapando una bayeta en esta agua, podemos limpiar tranquilamente la nevera por dentro.

 

PAREDES Y/O AZULEJOS

Para deshacernos de las manchas de grasa en las paredes de la cocina, usamos una solución de jabón concentrada. Es igual de eficiente tanto en las superficies de plástico como de baldosa.

Una forma fantástica es usar jabón para lavar ropa, rallarlo y disolverlo en agua. Hacer más hincapié en las áreas problemáticas, hasta eliminar las manchas por completo.

 

SUELO

Es lo último que debemos limpiar, ya que durante la limpieza, caerá agua, migas y resto de suciedad. En primer lugar, barremos, y a continuación, fregamos con amoniaco o jabonoso, para darle un aspecto de suelo nuevo.

No olvides de barrer y fregar a diario, para que la limpieza dure más tiempo y puedas mantener tu cocina en perfecto estado.

 

Con estos trucos de limpieza de cocinas, tendrás siempre una cocina limpia y recogida por más tiempo.

Te recordamos que en Brillocor, empresa de limpieza en Córdoba, ofrecemos unos bonos especiales y a un precio estupendo, para que te ayudemos en la limpieza de tu hogar.

No esperes más y contacta con nosotros.

¡Hasta la próxima!

Leer más ⇢