Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Ok Más Información

  • Calle Historiador Manuel Salcines,6, 14004, Córdoba
  • info@brillocor.com 957 45 17 27 / 629 28 23 48

Etiqueta: ‘’

Olvídate de las manchas de tus almohadas - Brillocor

Olvídate de las manchas de tus almohadas

08 de noviembre de 2019 0 Comentarios

Sí, se pueden lavar las almohadas en casa con buenos resultados. Pero, ¿cómo lavarlas con éxito y sin estropear su material? Te lo explicamos.

Si empiezas a darte cuenta que tus almohadas, por su uso diario, amarillean, acumulan suciedad e incluso olores, conviene que sigas nuestros consejos para conseguir mantenerlas siempre limpias y como el primer día. Aunque no lo creamos, puede ser perjudicial para las personas que tienen alergias.

 

¿CÓMO LAVAR ALMOHADAS EN CASA?

Lo primero que debes hacer es leer la etiqueta y estar atento a la información sobre el producto. Hay materiales que, directamente, no son aptos para ningún tipo de lavado, mientras que otras almohadas lo aceptan. Hay dos partes que son fundamentales en este proceso: la funda y el relleno, también llamado núcleo. 

 

  • Fundas.

Las fundas de algodón son las más habituales y permiten lavarlas a máquina sin problemas.

Siguiendo siempre las instrucciones del fabricante, por lo general la funda no se debe lavar a más de 40 grados, aunque algunos modelos más específicos, permiten hacerlo a 60.

A la hora del secado, lo normal y recomendable es al aire libre, pero si tienes prisa, puedes meterlas en la secadora eligiendo un programa con el que no encojan.

 

  • Núcleo.

El núcleo o relleno es lo que requiere mayor atención por tu parte, porque existen una gran cantidad de modelos de almohada que indican específicamente que no se pueden lavar en la lavadora. Si se puede, no sobrepases en ningún caso la temperatura máxima recomendada por el fabricante. Además de esto, hay especialistas que no recomiendan utilizar suavizante en ningún caso.

 

¿SON TODOS LOS LAVADOS IGUALES?

Se debe tener muy presente qué tipos de almohadas se prestan al lavado. Si indican específicamente que el núcleo no es lavable, el consejo es obvio: hacerlo solo si no queda otro remedio. Vamos a ver los diferentes casos:

 

  • Almohadas de plumas.

Este tipo de almohadas pueden lavarse cómodamente en la lavadora, introduciendo 3 o 4 pelotas de tenis envueltas en calcetines, que ayudarán durante el lavado a que las plumas no se apelmacen. 

Selecciona un programa delicado, dosifica 1 tapón de detergente y utiliza siempre agua fría para lavar. Para secar las almohadas, hazlo preferiblemente al aire libre sobre una superficie plana, procurando removerlas de vez en cuando para que las plumas queden dispersas.

 

  • Almohadas de relleno sintético.

Las almohadas de relleno sintético puedes lavarlas a mano o máquina, procurando secarlas sobre una superficie plana para que no se deformen e ir sacudiéndolas para asegurar que el secado sea completo. 

También puedes utilizar la secadora seleccionando siempre un programa a baja temperatura, para que no encojan.

 

  • Almohadas de látex.

Por lo que respecta a las almohadas de látex, te aconsejamos lavarlas a mano. Llena un recipiente con agua fría y dosifica 1 tapón de detergente. Sumérgelas y lávalas suavemente sin frotar. 

Evita remojos prolongados y, sobre todo, aclararlas siempre con abundante agua fría. Para secarlas, colócalas preferiblemente al aire libre, a la sombra y en horizontal.

 

  • Almohadas viscoelásticas.

Por último, si tienes almohadas viscoelásticas en tu hogar, te recomendamos lavarlas con mucho cuidado a mano con un detergente delicado, ya que es fácil que éstas puedan perder sus propiedades con el lavado. 

Lee antes la etiqueta ya que muchos fabricantes recomiendan no lavar este tipo de almohadas.

 

ANTES DE QUE SE VUELVAN AMARILLAS

Ya lo dice el dicho: mejor prevenir que curar. Para que la almohada no se convierta en el hogar de bacterias, hongos y ácaros que pueden afectar a tu salud y a tu bienestar lo ideal es lavar las almohadas, recomendablemente cuatro veces al año.

 

Recuerda que en Brillocor tienes el mejor aliado para la limpieza. Si te ha gustado este post, no te olvides de darle like a nuestra página en Facebook.

Leer más ⇢

¡A por las tapicerías! - Brillocor

¡A por las tapicerías!

09 de octubre de 2019 0 Comentarios

Uno de los espacios donde más vida se hace dentro de un hogar es, sin duda, el salón. El uso diario provoca que en muchas ocasiones los elementos que se encuentran en la estancia se ensucien con mayor frecuencia. Un claro ejemplo es el sofá; polvo, manchas de comida, bebida… ¡Stop!

Si quieres saber cómo se realiza la limpieza de tapizados profesional, así como, los mejores consejos de expertos con muchos años de dedicación, este es tu post. Descubre con Brillocor, como hacer que el tapizado luzca siempre limpio y perfecto. ¡Toma nota!

 

PRIMER PASO. ¿Cuál es tu tipo de sofá?

En primer lugar, debes saber qué tipo de sofá tienes, para que la limpieza sea más precisa y de forma diferente. Los tapizados más comunes son:

  • Desenfundable: Sofá al que se le pueden quitar todas las fundas, incluido el respaldo. Es la opción más cómoda, ya que su limpieza es muy sencilla y rápida.
  • Desenfundable parcial: Sólo se le quitan algunas de las fundas, como las de los cojines; pero no los reposabrazos ni el respaldo.
  • Fijo: Sofás de alta calidad compuestos por estructuras fijas que no son desenfundables, por lo tanto la limpieza de estos es más compleja.

 

SEGUNDO PASO. ¡A por la limpieza!

Una buena limpieza, comienza con un aspirado. En Brillocor, antes de comenzar el “zafarrancho” pasamos el aspirador, para quitar las pequeñas motas de polvo, pelo o incluso migas de comida que pueda tener el sofá; como es normal. Es importante limpiar, también con el aspirador, toda la zona alrededor del sofá, para no levantar todo ese polvo y que se vuelva a posar en él. 

¡Importante! Antes de comenzar la limpieza, debemos ver la composición del tapizado, para saber qué producto usar y no estropear el tejido. 

Y ahora sí, comenzamos con lo importante. Depende del tipo de sofá, realizaremos unos pasos u otros:

 

  • Limpieza de la tapicería de un sofá total o parcialmente desenfundable.

En caso de tener un sofá al que se le pueden quitar todas o algunas de las fundas, ¡llevamos más de la mitad del proceso hecho!.

Si tu sofá no tiene manchas difíciles, el lavado será muy sencillo y no hará falta aplicar ningún producto quitamanchas. Para los casos en los que la tapicería del sofá tiene manchas resistentes, existe una amplia variedad de productos quitamanchas en el mercado que se pueden aplicar a los diferentes tipos de tapicerías. En Brillocor, siempre tenemos cuidado de no abusar de estos productos.

Lava las fundas y déjalas secar, pero cuando aún les quede un poco de humedad, viste de nuevo el sofá, ya que será mucho más fácil ajustarlas.

 

  • Limpieza de la tapicería de un sofá NO desenfundable.

Si la tapicería de tu sofá es fija, su limpieza es algo más complicada, aunque con nuestros servicios, será pan comido.

De cualquier forma, puedes utilizar un limpiador en seco. Con este tipo de productos no es necesario el aclarado, justo lo que nos hace falta en caso de que la tapicería de nuestro sofá no se pueda quitar. No dejes que la mancha se impregne en la tapicería. Cuanto antes la quites, más fácil resultará.

Estos limpiadores en seco funcionan mediante un principio de espuma activa, humedece la tela, pero una vez seco no se necesita aclarado.

 

Con estos consejos puedes limpiar cualquier tipo de tapicería, ya sea sillas, sillones, tresillos… 

Si necesitas limpieza en tu hogar en Córdoba, cuenta con los profesionales de Brillocor. Contacta con nosotros y pide tu presupuesto. ¡Quedarás encantad@!

 

Leer más ⇢

Trucos para eliminar pequeñas manchas - Brillocor

Trucos para eliminar pequeñas manchas

08 de enero de 2019 0 Comentarios

Las navidades ya llegaron a su fin, por lo que ahora es tiempo de ponernos al día y volver a la rutina. Bajar todas las comilonas, volver al trabajo, organizarnos y, por supuesto, poner todo en orden.

Seguramente alguna de las consecuencias de los excesos de navidad hayan sido alguna que otra mancha, por lo que hoy te damos unos sencillos trucos para que puedas olvidarte de ellos fácilmente:

¿Has manchado alguna de tus prendas con un poco de maquillaje? ¡No te preocupes! Deja la prenda en remojo con un poco de agua oxigenada durante unos pocos minutos y échala a lavar normalmente.

¿Te has manchado con grasa o se ha manchado el mantel? Espolvorea un poco de polvos de talco sobre la prenda, deja actuar durante 24 horas y, pasado este tiempo, sacude todo el talco sin frotar. Lava como de costumbre.

¿Quieres desinfectar algunos elementos de tu cocina que no has dejado de usar durante esta navidad? Para limpiar perfectamente, y desinfectar a la vez, elementos como la licuadora o la batidora de vaso vierte un vaso de agua con un poco de lavavajillas y otro de vinagre blanco. Bate y enjuaga bien. Quedará perfecto.
Aunque si lo que quieres dejar como los chorros del oro es la tabla de cortar, especialmente si es de madera, espolverea un poco de sal por toda la superficie de la tabla, corta un limón por la mitad y, con ella, frota toda la superficie. Posteriormente aclara y seca. Todas las bacterias y malos olores habrán quedado eliminados.

Siguiendo con la cocina, no podemos olvidarnos de las encimeras, sobre todo si son de granito. En un pulverizador mezcla dos tazas de agua con ¼ de alcohol y unas seis gotas de jabón líquido, remueve muy bien y echa unas cuantas pulverizaciones. Frota con un paño húmedo y, posteriormente, seca con uno limpio.

Si las tazas han quedado manchadas con restos de café o té frota con la cáscara de un limón, lima o naranja y un poco de sal y las machas se eliminarán.

¡Se ha derramado el vino! ¡Horror! Que no cunda el pánico, sabemos que es una de las manchas más difíciles de eliminar, pero tenemos unas cuantas soluciones para que no arruine ni tus prendas ni tus manteles:

  • Si el mantel, alfombra o la tapicería que se ha manchado es de un material lavable estás de enhorabuena, ya que la mancha se irá al limpiarla con un poco de amoníaco y agua y ayudándote de un cepillo o esponja para eliminarla. Para terminar, usa un paño mojado de agua, frota bien y absorbe la posible humedad con un paño seco. ¡Adiós mancha!
  • En el momento en el que se produzca la mancha mantén la calma y evita que se extienda más mojando la punta de un trapo o servilleta de tela con vino blanco. Aunque si no tienes vino blanco siempre puedes usar un poco de vinagre blanco mezclado con detergente.
  • Si la prenda es de algodón pon a calentar un poco de leche y sumérgela en la leche ya caliente para que esta se suavice. Frota un poco con un cepillo y lávala como lo harías normalmente.
  • Si en el momento en el que el vino se derrama tienes un poco de sal úsala como absorbente y evitarás que se extienda más.
  • Si aun así la mancha persiste mezcla un poco de agua oxigenada, amoníaco y agua un poco tibia en un recipiente. Remueve muy bien e introduce aquello que esté manchado en él y deja actuar durante toda la noche.

¿Se te ha pegado un chicle en la ropa? La solución es de lo más sencillo, congela la prenda durante dos horas para que el chicle quede rígido, esto hará que cuando la saques puedas arrancarlo fácilmente con las manos. ¡No te quedará ni rastro!

Si después de todo el tute de estas navidades en el que no paramos y pasamos por el baño más de lo habitual para arreglarnos tus grifos no tienen su brillo habitual, humedece papel de rollo de cocina con un poco de vinagre y envuelve los grifos con ellos. Espera entre 30 y 40 minutos y retira. ¡Relucientes como si fueran nuevos!

Si las alfombras se han manchado bastará con disolver un poco de vinagre blanco y frotar con un trapo o una toalla. A continuación, cubre la la mancha y plancha sobre el trapo o toalla con vapor durante aproximadamente 30 segundos.

Las sartenes y paellas quedarán impolutas y sin rastro de grasa si hierves un poco de vinagre en ellas y, a continuación, limpias con bicarbonato. ¡Perfectas para la siguiente comilona!

¿Conocías alguno de estos trucos? ¿Sabes alguno que no hayamos contado? ¡En Brillocor estaremos encantados de conocerlos! Y si lo que necesitas es una limpieza profesional no lo dudes y cuenta con nosotros, te garantizamos que quedarás encantado con nuestro trabajo.

Leer más ⇢