Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Ok Más Información

  • Calle Historiador Manuel Salcines,6, 14004, Córdoba
  • info@brillocor.com 957 45 17 27 / 629 28 23 48

Olvídate de las manchas de tus almohadas

Olvídate de las manchas de tus almohadas - Brillocor
08 de noviembre de 2019 0 Comentarios

Sí, se pueden lavar las almohadas en casa con buenos resultados. Pero, ¿cómo lavarlas con éxito y sin estropear su material? Te lo explicamos.

Si empiezas a darte cuenta que tus almohadas, por su uso diario, amarillean, acumulan suciedad e incluso olores, conviene que sigas nuestros consejos para conseguir mantenerlas siempre limpias y como el primer día. Aunque no lo creamos, puede ser perjudicial para las personas que tienen alergias.

 

¿CÓMO LAVAR ALMOHADAS EN CASA?

Lo primero que debes hacer es leer la etiqueta y estar atento a la información sobre el producto. Hay materiales que, directamente, no son aptos para ningún tipo de lavado, mientras que otras almohadas lo aceptan. Hay dos partes que son fundamentales en este proceso: la funda y el relleno, también llamado núcleo. 

 

  • Fundas.

Las fundas de algodón son las más habituales y permiten lavarlas a máquina sin problemas.

Siguiendo siempre las instrucciones del fabricante, por lo general la funda no se debe lavar a más de 40 grados, aunque algunos modelos más específicos, permiten hacerlo a 60.

A la hora del secado, lo normal y recomendable es al aire libre, pero si tienes prisa, puedes meterlas en la secadora eligiendo un programa con el que no encojan.

 

  • Núcleo.

El núcleo o relleno es lo que requiere mayor atención por tu parte, porque existen una gran cantidad de modelos de almohada que indican específicamente que no se pueden lavar en la lavadora. Si se puede, no sobrepases en ningún caso la temperatura máxima recomendada por el fabricante. Además de esto, hay especialistas que no recomiendan utilizar suavizante en ningún caso.

 

¿SON TODOS LOS LAVADOS IGUALES?

Se debe tener muy presente qué tipos de almohadas se prestan al lavado. Si indican específicamente que el núcleo no es lavable, el consejo es obvio: hacerlo solo si no queda otro remedio. Vamos a ver los diferentes casos:

 

  • Almohadas de plumas.

Este tipo de almohadas pueden lavarse cómodamente en la lavadora, introduciendo 3 o 4 pelotas de tenis envueltas en calcetines, que ayudarán durante el lavado a que las plumas no se apelmacen. 

Selecciona un programa delicado, dosifica 1 tapón de detergente y utiliza siempre agua fría para lavar. Para secar las almohadas, hazlo preferiblemente al aire libre sobre una superficie plana, procurando removerlas de vez en cuando para que las plumas queden dispersas.

 

  • Almohadas de relleno sintético.

Las almohadas de relleno sintético puedes lavarlas a mano o máquina, procurando secarlas sobre una superficie plana para que no se deformen e ir sacudiéndolas para asegurar que el secado sea completo. 

También puedes utilizar la secadora seleccionando siempre un programa a baja temperatura, para que no encojan.

 

  • Almohadas de látex.

Por lo que respecta a las almohadas de látex, te aconsejamos lavarlas a mano. Llena un recipiente con agua fría y dosifica 1 tapón de detergente. Sumérgelas y lávalas suavemente sin frotar. 

Evita remojos prolongados y, sobre todo, aclararlas siempre con abundante agua fría. Para secarlas, colócalas preferiblemente al aire libre, a la sombra y en horizontal.

 

  • Almohadas viscoelásticas.

Por último, si tienes almohadas viscoelásticas en tu hogar, te recomendamos lavarlas con mucho cuidado a mano con un detergente delicado, ya que es fácil que éstas puedan perder sus propiedades con el lavado. 

Lee antes la etiqueta ya que muchos fabricantes recomiendan no lavar este tipo de almohadas.

 

ANTES DE QUE SE VUELVAN AMARILLAS

Ya lo dice el dicho: mejor prevenir que curar. Para que la almohada no se convierta en el hogar de bacterias, hongos y ácaros que pueden afectar a tu salud y a tu bienestar lo ideal es lavar las almohadas, recomendablemente cuatro veces al año.

 

Recuerda que en Brillocor tienes el mejor aliado para la limpieza. Si te ha gustado este post, no te olvides de darle like a nuestra página en Facebook.

Deja un comentario