• Calle Historiador Manuel Salcines,6, 14004, Córdoba
  • info@brillocor.com 957 45 17 27 / 616 02 67 54

¿Cómo y cuándo limpiamos la chimenea?

¿Cómo y cuándo limpiamos la chimenea? - Brillocor
18 de octubre de 2021 0 Comentarios

Cuando hablamos de chimeneas nos imaginamos un espacio cálido y acogedor en su entorno. No en vano, la traducción de esta palabra en algunos idiomas es “hogar”. Se trata de un método de calefacción natural que es, a su vez, un elemento arquitectónico que brinda plusvalía a los edificios.

Como vemos, las chimeneas son elementos constructivos de confort. Para que sean seguras y poder disfrutarlas a plenitud, debemos preservarlas limpias dándoles determinados cuidados y un mantenimiento constante. 

Historia de las chimeneas

El fuego ha sido utilizado desde la prehistoria para cocinar y dar calor a los espacios. En los inicios se hacían agujeros en el suelo en los que se encendía la llama. Sin embargo, la aparición de la chimenea data del siglo I DC y fue hallada en Pompeya-Italia. Era una estructura cuadrada compuesta por 5 tubos que se unían para salir por el techo.

Durante el Renacimiento, las chimeneas tal como las conocemos hoy en día, llegaron a ser un elemento de gran importancia decorativa en España, Francia e Italia. En algunos casos, hasta eran el punto focal de la habitación.

Es verdad que hoy en día, contamos con modernos sistemas de calefacción; pero las chimeneas y su carácter hogareño siguen siendo importantes para aquellas personas a las que les gusta contemplar el crepitar del fuego y percibir el aroma de la madera.

¿Cómo limpiar el cristal de la chimenea?

Ahora sí, hablamos de lo realmente importante: ¿Cómo limpiar el cristal de la chimenea? Antes de determinar la frecuencia para deshonillarla, debemos tener en cuenta algunos factores:

Es indispensable hacer una revisión a conciencia a finales de otoño para que esté preparada para el invierno y, durante esta temporada, te recomendamos una limpieza semanal.

Debemos tener en cuenta la frecuencia de uso que se le da. Como es lógico, una chimenea que sólo se enciende en determinadas ocasiones necesita menos mantenimiento que una que está activa con frecuencia. Lo ideal es que se haga después de haber quemado entre 3.000 y 5.000 kilos de leña. 

Otro factor determinante a la hora de saber cuándo debemos deshonillarla, es el tipo de madera que se ha sido utilizado para los leños. Algunos dejan más residuos que otros, como, por ejemplo, las maderas blandas. Lo recomendable es utilizar las maderas duras, con poca resina (como la encina o roble) y que no tengan tratamientos químicos.

La humedad de la leña. Es recomendable guardarla de un año para el otro y así asegurar que esté completamente seca. En caso contrario, debe dejarse secar mínimo 6 meses.

La forma de colocar la madera. Mientras más juntos colocamos los leños, se producen más residuos, debido a una combustión menos eficiente.

La cantidad de residuos en forma de ceniza que vemos. Basta con una capa de 3 mm sobre el suelo de la cabina para saber que llegó la hora de deshonillar la chimenea.

Si vemos pequeñas partículas como de vidrio. Esto es una señal clara de la formación de creosoto (compuesto químico inflamable). En este caso, se debe limpiar de inmediato pues no sólo puede dañar la chimenea, sino que, también, es perjudicial para la salud.

Para una correcta limpieza de la chimenea no sólo nos referimos al espacio donde se coloca la madera u hogar en sí, sino también a la cámara de humo, a los conductos y al regulador.

como limpiar el cristal de la chimenea

Etapas de limpieza de una chimenea

Como hemos comentado, para disfrutar de forma segura de nuestra chimenea es necesario mantenerla despejada y en perfectas condiciones. Para ello, lo primero será determinar si necesita una limpieza profunda o sólo de mantenimiento. Estas son las 3 etapas de su cuidado:

Limpieza diaria. Asegúrate de retirar diariamente el hollín, cuando la chimenea esté fría, para que no se acumulen los residuos.

Limpieza regular. Recuerda que debes deshonillar una vez a la semana en caso de que el fuego se encienda todos los días. Para ello, existen químicos especiales que crean una reacción ayudando a disolver los residuos depositados en las paredes interiores de los ductos.

Limpieza anual. Como comentábamos anteriormente, es de vital importancia no dejar sucio el conducto de evacuación de un año para el otro y hacer una revisión a fondo antes del invierno. En este caso, el método más utilizado es la limpieza mecánica, la cual se hace con un cepillo deshonillador o “erizo”.

Desde Brillocor, te recomendamos que esta limpieza la haga un profesional ya que podremos verificar que las instalaciones estén en condiciones óptimas para tu seguridad. Recuerda que también se debe inspeccionar la zona del tejado.

Brilloconsejos

Algunos consejos para alargar la vida de tu chimenea y facilitar el trabajo profesional:

Encender la chimenea con pastillas de encendido o astillas, en lugar de papel, para que se genere menos alquitrán.

Limpiar el hollín cada vez que la uses.

Utilizar leña de buena calidad, sin tratamientos químicos y seca.

Colocar la madera de forma correcta, dejando espacio suficiente entre las piezas.

Abrir completamente el regulador antes de encender la leña.


En Brillocor estaremos encantados de asesorarte y ayudarte en el mantenimiento de tu chimenea.


Deja un comentario